EL MFC MUNDIAL EN EL VATICANO


Robert Kimball y María Carmen Zurbano y otros miembros de la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos, con Mons. Vincenzo Paglia, presidente del Consejo Pontificio para la Familia

Congreso internacional de movimientos  grupos y asociaciones de familia y vida

NUTRIDA REPRESENTACION DEL MOVIMIENTO FAMILIAR CRISTIANO EN EL “CONGRESO INTERNACIONAL DE MOVIMIENTOS, GRUPOS Y ASOCIACIONES DE FAMILIA Y VIDA” CONVOCADO POR EL CONSEJO PONTIFICIO PARA LA FAMILIA

 

Los pasados días 22, 23 y 24 de enero, una amplia representación (con los presidentes mundiales y continentales, delegados ante la ONU y sus respectivos consiliarios) de la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos (CIMFC), entre cuyos asistentes figuraban Robert Kimball y María Carmen Zurbano, presidentes europeos del Movimiento Familiar Cristiano, participaron en el Congreso internacional de movimientos, grupos y asociaciones de familia y vida convocado por el Consejo Pontificio para la Familia con el lema “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. En camino hacia la XIV Asamblea General del Sínodo de los Obispos. Dicho Congreso marcó un hito en la historia de la Iglesia y de la pastoral familiar ya que por primera vez, cerca de trescientos participantes, representando a 82 movimientos y asociaciones nacionales e internacionales de familias, procedentes de 26 países de los cinco continentes, se dieron cita en Roma para contribuir al debate y a la reflexión con el fin de preparar el Sínodo de los Obispos sobre la familia previsto para el próximo mes de octubre.

 

Monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, inauguró este Congreso Internacional señalando que “el propósito de nuestro encuentro es el poder descubrir juntos, en el tesoro de la fe y de la experiencia vivida en la Iglesia, todo lo bueno que puede sernos útil para aliviar y curar las heridas de las familias”. Por su parte, el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, nos pidió a los asistentes “que nos hagamos cargo de anunciar la belleza y la fascinante atracción del matrimonio cristiano y que profundicemos en lo que los Padres sinodales han presentado como el fruto de la Asamblea extraordinaria, aportando nuestra contribución a la búsqueda de opciones pastorales valientes, en particular, en lo que se refiere al cuidado de las familias heridas”.

Tras escuchar una serie de ponencias sobre las tres partes de la Relatio Synodi de la III Asamblea General Extraordinaria de los Obispos sobre la Familia celebrada en octubre del año pasado, los participantes a este Congreso nos repartimos en cuatro grupos lingüísticos a fin de reflexionar sobre las 46 preguntas de la Relatio Synodi y  presentar propuestas que serán entregadas a los obispos que asistirán a la XIV Asamblea General del Sínodo de los Obispos en octubre.

Robert y Mª Carmen