Convivencia Zona Sur 2014


CONVIVENCIA DE LA ZONA SUR EN MINAS DE RIOTINTO Y PALOS DE LA FRONTERA (HUELVA)

 

Los días 26 y 27 de abril se celebró la Convivencia de la Zona Sur. Nos recibieron en la Parroquia de “Minas de Riotinto” donde iniciamos la  convivencia con una oración dirigida por el consiliario de equipo, D. Pedro.

Después, guiados por el Responsable de Turismo del Ayuntamiento visitamos el teatro, el campo de futbol, el barrio inglés y las Minas.

Por la tarde nos desplazamos a Palos de la Frontera, donde visitamos la cooperativa fresera de Palos, el museo y los sitios colombinos.

A la mañana siguiente nos desplazamos a la “Carpa de la Juventud” donde se celebró la convivencia de zona. Comenzamos con la oración presidida por el Consiliario Diocesano, D. Julián. A continuación invitaron a los presidentes Nacionales, Pepe y Encarnita, que estaban allí como miembros de la diócesis de Granada y “Responsables de la Comisión de Cultura”, que había organizado el viaje de Granada en autobús. Tras unas breves palabras bajaron a su sitio y subieron los Responsables de Zona, Pilar y Nacho para presidir la mesa por la que fueron pasando los Presidentes diocesanos (o sus representantes) de las diócesis de: Asidonia-Jerez, Málaga, Sevilla, Granada, Cádiz y Huelva, exponiendo la situación actual de sus respectivas diócesis.

Terminamos con la Celebración de la Eucaristía, presidida por el Vicario General, D. Baldomero, al no poder asistir el Obispo por estar en la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II. En la Eucaristía estuvieron muy presentes ambos santos hoy canonizados habiendo sendas fotos de ellos en el altar.

Finalizada la Eucaristía pasamos de la Misa a la mesa, donde disfrutamos de una fabulosa paella preparada por los miembros de un grupo en promoción de Palos. Tras la paella un variado surtido de postres dulces completaron la comida cuya guinda de oro fueron las “fresas de Palos” que abundaron por las mesas.

Con la oración de despedida y el deseo de buen viaje de retorno terminamos la magnífica convivencia que bien mereció el elogio de los organizadores por parte de todos los asistentes.